10 enero, 2022
- Publicidad -

Beneficios de organizar tu menú familiar los lunes

Planificar un menú no es tarea fácil, pero con un poco de dedicación aportaremos organización a la dieta y ésto, puede ofrecernos grandes beneficios, no sólo por que podremos optimizar la calidad de la alimentación, sino también, cuidar el bolsillo.

 Si bien no es necesario seguir al pie de la letra un menú estructurado previamente, éste puede ser una guía útil para salvar nuestra dieta en momentos de apuro y reducir el gasto en comida rápida, así como el tiempo al momento de cocinar.

Es importante contemplar a todos los miembros de la familia al momento de planificar un menú, de manera de no cocinar algo que no todos consumen, por otro lado, es importante la variedad de alimentos en el mismo y contemplar la dificultad, así como el tiempo de preparación de cada comida, ya que, si sabemos que no tendremos mucho tiempo para cocinar, será oportuno planificar algo rápido pero sano para esa comida.

Los beneficios de planificar un menú son muchos e incluyen mayor facilidad para cuidar la dieta, menos gasto de dinero, alimentación más saludable, y ahorro de tiempo al cocinar.

BENEFICIOS:

  1. Ahorras tiempo: Al tener visualizado y decidido la comida de la semana, la compra es mucho más ágil cuando vayas al automercado.
  2. Ahorras dinero: No comprarás productos que no necesitarás en los próximos días, evitando así que se te deterioren y tengas que descartarlos. Además, puedes aprovechar promociones u ofertas especiales y comprar mayor cantidad de los alimentos no perecederos. Evidentemente el congelador es un buen aliado.
  3. Comes más sano y equilibrado: Organizándote comes mejor, ya que puedes planificar que las comidas sean balanceadas y tengas a la mano los alimentos que consideres más saludables para tu dieta.  Al tener un menú definido, no optarás por comidas a deshoras, ni la mal catalogada comida chatarra. Tendrás todo coordinado y no será necesario que tengas que acudir a esos alimentos para saciar tu apetito.
  4. Ahorras estrés: Más de alguna vez, nos hemos estresado pensando sobre qué cocinar, cómo hacerlo, el tiempo que necesitamos y si tenemos los ingredientes necesarios para ello.
  5. No te aburre cocinar: Una causa frecuente de fatiga en las personas responsables de la cocina en el hogar, es el cansancio que supone pensar cada día qué cocinar. Así evitarás hacer menús aburridos y poco saludables, cocinando lo primero que se te ocurra y para salir del paso.
  6. Orden en tu despensa: Además de todos estos beneficios, con menús elaborados podrás tener una despensa con productos básicos, que te sacarán de un apuro ante muchas comidas o visitas que se presentan inesperadamente.

Como todos los cambios no será tan fácil acostumbrarnos, pero una vez que tomes el ritmo y sea parte de tu rutina, mejorará tu calidad de vida.

- Publicidad -