- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
18 mayo, 2020

Meditar de manera diaria puede traer muchos beneficios para tu salud mental y física. Esta práctica combate el estrés, ansiedad y el insomnio; aumenta la productividad, mejora la concentración y la memoria, entre otras cosas. Si aún eres principiante te traemos algunos factores que puedes tomar en cuenta para comenzar a meditar.

  • Cuándo meditar. Lo ideal es que elijas un lugar y un momento para meditar unos minutos cada día. El mejor momento para meditar es por la mañana ya que tu mente está despejada y te prepara para afrontar el día con optimismo. Hay mucha gente que prefiere meditar en la calma de la noche, lo importante es que encuentres un momento para ti y conectes con tu interior.
  • Dónde meditar. Encuentra un lugar tranquilo en el que no te puedan interrumpir. Siéntate con los ojos cerrados de manera cómoda y con la espalda erguida. Coloca tus manos sobre tus rodillas o regazo y disponte a meditar.
  • Cuánto tiempo meditar. Se suele recomendar media hora de meditación al día, pero si estás empezando es mejor comenzar con sesiones cortas de unos pocos minutos e ir aumentando la duración de las meditaciones a tu ritmo: 5 minutos, 10 minutos… hasta llegar a 30 minutos. Es mejor practicar poco tiempo cada día que media hora de vez en cuando.
  • La respiración al meditar. Respira con tranquilidad y presta atención a medida que el aire entra y sale de tus pulmones. Recréate viendo cómo se hincha tu vientre al tomar aire y cómo se deshincha al soltarlo. Presta atención, también, al ritmo de tu respiración, no es necesario que busques un ritmo artificial, respeta y toma consciencia del ritmo en el que respiras. Si te vienen pensamientos a la mente (es lo más normal) toma consciencia de ello y deja que se vaya para volver a conectar con tu respiración.
  • El cuerpo al meditar. Una vez que tengas controlado el tema de la respiración podrás poner el foco también en tu cuerpo. La idea es tomar consciencia de cada sensación que notes en tu cuerpo y darte cuenta de lo que ocurre en él. Observa cada sensación tal y como es sin juzgarla o pretender cambiarla.
  • Distracciones. Es normal que mil distracciones diferentes intente robar el centro de tu atención, no te desanimes e intenta volver a centrarte en tu respiración. Respira y centra tu atención en el momento que estas viviendo.

En esta categoría

Ver Más
¿Cómo cuidar la piel mixta? | Recomendaciones
Ver Más