- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
5 mayo, 2020

 

1. Detener la planificación excesiva.

Uno de los mayores factores estresantes para los niños es estar sobreprogramando. Y, sin embargo, hoy se espera que los niños presten atención y actúen en la escuela durante siete horas, se destaquen en las actividades extracurriculares, vengan a casa, terminen la tarea y se vayan a la cama para volver a hacerlo al día siguiente. Pero, ¿Dónde está el tiempo de descanso? Asegúrate que posean un poco de este.

2. Haz tiempo para jugar.

Combina el juego con la actividad física, que es fundamental para el bienestar. Algunas ideas incluyen: andar en bicicleta, tirar la pelota de béisbol, luchar y caminar, dijo.

3. Haz del sueño una prioridad.

Dormir es vital para todos, desde minimizar el estrés hasta mejorar el estado de ánimo y mejorar el rendimiento escolar; si tu hijo no está durmiendo lo suficiente, esa es otra señal de alerta que su vida está programada en exceso.

4. Enseñe a sus hijos a escuchar sus cuerpos.

Anímelos a escuchar lo que dicen sus cuerpos. Si bien es normal que el estómago de un niño se sienta nervioso el primer día de clases, salir de clase porque le duele el estómago o despertarse repetidamente con dolor de cabeza es una señal de que está sucediendo demasiado.

5. Maneja tu propio estrés.

El estrés es realmente contagioso. Cuando los padres están estresados, los niños están estresados. Si vives en un entorno con una cosa tras otra, tu hijo se dará cuenta de eso.

6. Hacer las mañanas más tranquilas.

Un hogar desorganizado es otro desencadenante estresante para los niños, y esto es especialmente evidente por las mañanas. Hay que tratar de hacer que las mañanas sean más tranquilas, porque esto establece el tono para el día.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con la Dra. Lilian Tabueña
Ver Más