- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
18 agosto, 2020

Si quieres empezar a cuidarte y comer sano todos los días pero no sabes cómo, aquí tienes 5 consejos que te ayudarán a conseguirlo:

  • Empieza el día con un desayuno saludable

Toma una pieza de fruta en lugar de jugo (te aportará más fibra y saciedad). Elige un pan integral (cuyo primer ingrediente sea pan integral de…) o un pan tipo wasa acompañado con una fuente proteína como huevos, un poquito de queso, atún, salmón ahumado, crema de cacahuete 100%, guacamole o simplemente tomate y aceite, en vez de los típicos embutidos o procesados tan poco saludables.

  • Que las frutas y verduras sean la base de tu dieta

La base de tu alimentación deben ser frutas, verduras y hortalizas, las cuales te aportan la misma fibra y energía que muchos granos enteros con el extra de tener muchas más vitaminas. Por otro lado si no pruebas lo verde ni por asomo ¡Tampoco pasa nada! Pues no se trata de pasar de 0 a 100 de hoy a mañana, sino de fijar pequeñas metas que irás alcanzando.

  • Incluye las grasas buenas

Elige aceite de oliva para cocinar y aliñar junto con alimentos ricos en grasas saludables. ¿Qué alimentos son ricos en grasas saludables? Los frutos secos, el aguacate y el pescado. Por lo contrario, huye de grasas vegetales refinadas (palma, girasol, maíz…) presentes en la mayoría de alimentos procesados.

  • Deja de ser carnívoro

Lo ideal es comer más pescado que carne, eligiendo pescados blancos de proximidad y azules de pequeño tamaño, esto es así porque contienen menos metales pesados que los grandes. ¿Qué pasa cuando quieras un trozo carne? Cuando comas carne, intenta que sea carne de pasto y aves de corral evitando siempre procesados cárnicos (hamburguesas, salchichas…) Considera las legumbres (lentejas, garbanzos, alubias, habas, soja…) como fuente de proteínas 2 veces por semana al principio. Con el tiempo lo ideal es llegar a 4 veces por semana. 

  • Para beber: Agua

Así, tal cual: bebe más agua. No hay bebida más saludable que el agua ya que, por mucho que nos empeñemos los refrescos están cargados de azúcar y sus versiones light de edulcorantes (que en tu organismo se comportan igual que el azúcar). Entonces ¿Qué bebo? Lo dicho, agua ¿Y cuando salgo? ¡Pues, agua con gas! ¿Y el vino y la cerveza? Muy de vez en cuando y nunca a diario.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con Dr. José Salgado
Ver Más