10 diciembre, 2021
- Publicidad -

Cómo evitar las arrugas del sueño

La aparición de señales prematuras de envejecimiento tiene mucho que ver con la postura que adoptamos al dormir. Las llamadas arrugas del sueño se identifican fácilmente, porque en cara y cuello siguen un recorrido vertical, y una trayectoria en ambos sentidos en el escote.

Sabías que la forma en la que duermes habitualmente puede contribuir a la aparición de arrugas en tu rostro.

Dormir Boca Abajo. Esta postura es la que más favorece la aparición de arrugas. Dormir boca abajo obstruye los folículos, dificulta la circulación, favorece la retención de líquidos y hace que nos levantemos con los ojos hinchados y el rostro abotargado.

Dormir de Lado. Provoca la aparición de arrugas prematuras en pómulos, barbilla y escote y la marcación del surco nosogeniano, por la presión que se ejerce durante horas contra la almohada.

Cuida el Escote Dormir. Con los brazos unidos hace que aparezcan arrugas en forma de abanico en esta zona, ya de por sí delicada.

Dormir Boca Arriba. Es la postura idónea. Favorece la respiración y con ello la oxigenación, y no se genera ninguna presión sobre la piel.

Ropa de Cama, Factor Clave. El algodón, la tela más comúnmente utilizada, se adhiere bastante a la piel, por lo que es aconsejable que sábanas y fundas de almohada sean de tejido micro transpirable y suave, como la seda y el raso.

Coloca una almohada. Justo debajo de las rodillas para notar una mayor comodidad y relajación, algo que hará que te encuentres más cómoda boca arriba y que no tengas la necesidad de ponerte de lado mientras estés durmiendo.

Coloca un cojín. A cada lado de tu cuerpo para evitar girarte durante la noche.

- Publicidad -