24 noviembre, 2020
- Publicidad -

Todo lo que quieres saber de la cuarta temporada de The Crown: ¿Que hechos si pasaron?

Dos semanas después del estreno de la última entrega de The Crown, los seguidores del drama histórico de Netflix siguen preguntándose que tan rigurosas han sido las tramas creadas por Peter Morgan con la historia. Y aunque hay algunas de las que ya podemos imaginarnos si corresponden a la realidad o a la ficción, hay otras sobre las que es imposible no sentir cierta curiosidad.

Lo mejor de que The Crown esté basado en un personaje tan conocido es que, durante décadas, se han publicado artículos y biografías que nos ayudan a despejar las dudas. Y esto es lo que hemos descubierto sobre el rigor histórico de las tramas que componen los nuevos capítulos.

Carlos y Diana

Carlos asistió como invitado de la hermana mayor de Diana, Lady Sarah McCorquodale, a una fiesta de caza en Althorp, casa de la familia Spencer. Esa fue la primera vez que conoció a la entonces Diana Spencer, quien le pareció “una joven de 16 años muy alegre, divertida, atractiva y llena de vida”, dijo en su entrevista de compromiso en 1981. No fue hasta tres años después de ese primer encuentro cuando Carlos y Diana se volvieron a ver.

En julio de 1980, ambos fueron invitados a un almuerzo por un amigo en común. Diana pasó un fin de semana en Balmoral como invitada del príncipe Carlos, y el 8 de septiembre de 1980 la prensa publicaba británica: “Está enamorado de nuevo”. Se vieron sólo 12 veces antes de que Carlos le propusiera matrimonio.

El príncipe Carlos y Lady Diana Spencer se casaron en la catedral de San Pablo el 29 de julio de 1981, poco más de cinco meses después del anuncio oficial de su compromiso. La boda fue vista por 750 millones de personas en todo el mundo.

¿Lord Mountbatten le envió a Carlos una carta antes de morir sobre cómo encontrar una esposa adecuada?

Puede que no le haya enviado una carta a Carlos, pero Lord Louis Mountbatten ciertamente le ofreció una cantidad de consejos a su sobrino nieto. Su relación era más una de abuelo-nieto, y el mentor del hijo mayor de Isabel II y el duque de Edimburgo se encargó de aconsejar al príncipe en asuntos del corazón. Mountbatten fue una figura destacada, que ejerció una fuerte influencia sobre los Windsor. Fue Mountbatten quien a menudo alentaba a Carlos a disfrutar de su soltería y le advirtió que una novia perfecta sería una sin pasado y que tenía que ser suficientemente joven como para ser “moldeada para el papel de esposa y madre”. En la serie, se lo ve aconsejando al príncipe de que no se case con Camilla Shand (Camilla Parker Bowles). La dinámica entre él y Carlos causó tensiones en la familia, con Felipe sintiendo su hijo ya no necesitaba buscar una figura paterna porque ya tenía una.

La bulimia

Puede que a los espectadores más jóvenes les haya resultado sorprendente el desorden alimenticio de la princesa, pero en los años 90, cuando muchas de las desgracias de la pareja salieron a la luz, ya se hizo público. Lo que no está tan claro es que se comentase dentro de palacio con tanta libertad como podemos ver en la serie.

En las cintas publicadas por el biógrafo de Lady Di Andrew Morton en 1997, el año de su muerte, se pudo oír a Diana comentando que “la bulimia comenzó la semana después de comprometernos. Mi esposo puso su mano en mi cintura y dijo ¨Oh, estás un poco gordita aquí, ¿no?’ y eso desencadenó algo en mí. Eso y lo de Camilla. Estaba desesperada, desesperada¨.

 “Tuve bulimia durante varios años. Y eso es como una enfermedad secreta. Te la infliges a ti misma porque tu autoestima está en un punto bajo, y no crees que seas digna o valiosa”, dijo Lady Di al periodista Martin Bashir. “Era un síntoma de lo que estaba sucediendo en mi matrimonio. Gritaba pidiendo ayuda (…) Decidieron que ese era el problema: Diana era inestable”, agregó. “La causa fue la situación en la que mi esposo y yo tuvimos que mantener todo junto porque no queríamos decepcionar al público y, sin embargo, obviamente había mucha ansiedad dentro de nuestras cuatro paredes”.

Camilla y Diana

Durante todo el noviazgo, hay pruebas de la cercanía de Camilla con el príncipe de Gales. Diana y Carlos se quedaban con Camilla y su esposo Andrew Parker Bowles los fines de semana, y también asistirían a las cenas del Palacio de Buckingham mientras Carlos cortejaba a Diana. Cuando Diana se mudó a Clarence House, el entonces hogar de la Reina Madre, la víspera del anuncio de su compromiso, había una carta de Camilla esperándola, invitando a la prometida de su amante a almorzar. Pero para Diana, cualquier amistad potencial duró poco. A medida que se acercaba el día de la boda de julio de 1981, descubrió que Carlos había encargado un brazalete especial con las letras entrelazadas de G y F inscritas en él, por los apodos que tenían el uno para el otro: Gladys y Fred. Este momento doloroso se desarrolla en el tercer episodio del programa.

Entre lo que no hemos visto, y realmente sucedió, está la conversación que Diana y Camilla mantuvieron en 1989, cuando coincidieron en una fiesta. Según confesó la princesa “ella me dijo: ‘Tienes todo lo que siempre quisiste. Tienes a todos los hombres del mundo enamorados de ti y tienes dos hermosos hijos, ¿qué más quieres?’ Entonces dije: ‘Quiero a mi esposo’.

Carlos y Camilla rompieron en 1972, ella se casó un año después y en 1978 reanudaron la relación que se detuvo en 1981, cuando Carlos se comprometió y volvieron a la relación exclusivamente telefónica, según las fuentes conocedoras del romance. El romance se reanudó en 1986.

¿La princesa Diana sorprendió a Carlos con un baile de “Uptown Girl” en la Ópera de Londres?

Verdad. El baile de diciembre de 1985 fue idea de Diana. La princesa, a quien le encantaba el ballet y tomaba lecciones en el Palacio de Kensington, se puso en contacto con la estrella del ballet Wayne Sleep para la coreografía de un baile sorpresa para su esposo. Se encontraron en un estudio de ensayo en el oeste de Londres. “Ella dijo: ‘Tengo la música, es Uptown Girl de Billy Joel y yo soy tu chica de la zona alta. Siempre me firmaba tarjetas pequeñas así”, dijo Sleep tiempo después. “Simplemente hicimos clic, teníamos el mismo humor». A pesar del deleite de la multitud en la Royal Opera House, se dijo que a Carlos no le gustó mucho con el número de tres minutos.

- Publicidad -