4 junio, 2021
- Publicidad -

Sigue estos consejos para el cutis graso

Cutis graso: definitivamente, esto es algo a lo que nos enfrentamos todos los días, sobre todo al levantarnos y conforme vamos haciendo cosas y avanzando durante el día. Y sí,  suele ser un poco molesto.

  • EVITA RESTREGAR TU ROSTRO

Algo que solemos hacer es que ni bien terminamos de ducharnos o lavarnos la cara, nos restregamos la piel, pensando en que mientras más limpiemos, más retiraremos las impurezas de nuestro rostro: ¡pues no!  A la hora de secar tu rostro, hazlo a toquecitos, y asegúrate que la toalla sea de algodón y que solo la uses tú y solo en tu rostro.

  • HAZ DEPORTE O EJERCICIO

Más allá de todos los beneficios para la salud en general que tiene el hecho de moverse por lo menos media hora en el día, la piel de tu rostro te lo agradecerá: al sudar, liberarás toxinas de manera natural, los poros se abrirán y el exceso de grasa se irá por sí solo. Si aún no te lo has planteado, podrías comenzar caminando o bailando.

  • CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Yo sé: es imposible privarse de la fast food o comida chatarra, uno de los placeres más grandiosos de la vida, pero lo que sí puedes hacer es evitar el consumo excesivo. Empieza a medir las porciones y verás que pronto podrás ver un gran cambio. Consume más frutas y verduras y olvídate de que es aburrido.

  • USA BLOQUEADOR

Tengas el tipo de piel que tengas, es importantísimo usar bloqueador. Ahora, si hablamos de los tipos de piel y el sol, es muy probable que el sol haga que nos queden algunas manchitas como consecuencia de los granitos o acné. Por eso evita su exposición y usa bloqueador regularmente.

  • LAVA TU ROSTRO DOS VECES AL DÍA

Para limpiar el exceso de aceite o grasa que cubre tus poros, algo muy efectivo es que laves tu rostro con un limpiador. Y desde ya te sugiero el limpiador en gel Skin First, que es para todo tipo de piel.

Recuerda que no deja tu piel seca, que es algo que creemos es lo correcto. Sí es necesario remover impurezas, pero no dejar la piel seca, ya que ella sola reaccionará y generará su propia grasa, provocando un efecto contrario a lo que queremos lograr.

  • HIDRATA TU ROSTRO

Mantener una hidratación en el rostro es complicado, pero no imposible. De hecho, a veces creemos que por tener cierto brillo en el rostro nuestra piel ya está hidratada, pero puede ser la propia grasa generada.

  • UTILIZA UNA MASCARILLA UNA VEZ POR SEMANA

 Para la piel grasa es importante incluir en tu rutina semanal, el uso de una mascarilla.  Esto te  mantendrá saludable tu piel, libre de impurezas y purificada.

  • CAMBIA TUS ALMOHADAS CON FRECUENCIA

 Aunque no lo creas, las fundas de las almohadas almacenan las bacterias de nuestro rostro durante varios días. Hay veces en las que llegamos súper cansadas y vamos directo a dormir, olvidándonos de lavar nuestro rostro. Por eso, una práctica que ayudará muchísimo a tu rostro es limpiar las fundas o cambiarlas constantemente.

  • TOMAR MUCHA AGUA

Un rostro hidratado es producto de que estemos hidratadas. Además, al consumir agua obtienes miles de beneficios.

- Publicidad -