12 noviembre, 2020
- Publicidad -

Salmos para la ansiedad y la angustia

A continuación, conoce y aprende estos fragmentos de siete salmos, con versículos para la ansiedad poderosos, que te ayudarán a entregar tu ansiedad a Dios para que Él la sane con la verdad y poder alejarse en paz y con fe. 

Dios Todopoderoso te ayuda y te guarda (del Salmo 121)

  1. A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda?
  2. Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra.
  3. El Señor te protegerá; de todo mal protegerá tu vida.
  4. El Señor te cuidará en el hogar y en el camino, desde ahora y para siempre. (NVI). 

El Señor escucha y da descanso (del Salmo 116)

  1. Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas;
  2. porque ha inclinado a mí su oído; por tanto, le invocaré en todos mis días.
  3. Jehová guarda a los sencillos; estaba yo postrado y me salvó.
  4. Vuelve, oh, alma mía, a tu reposo, porque Jehová te ha hecho bien. (RV).

Él ama y perdona sin límites (del Salmo 103)

  1. Tan inmenso es su amor por los que lo honran como inmenso es el cielo sobre la tierra.
  2. Nuestros pecados ha alejado de nosotros, como ha alejado del Oriente el Occidente. (DHH). 

Dios protege y actúa en el tiempo perfecto (del Salmo 27)

  1. El Señor es mi luz y mi salvación, ¿de quién podré tener miedo? El Señor defiende mi vida, ¿a quién habré de temer?
  2. ¡Ten confianza en el Señor! ¡Ten valor, no te desanimes! ¡Sí, ten confianza en el Señor! (DHH).

El Señor responde y revive a los quebrantados (del Salmo 34)

  1. Recurrí al Señor y él me contestó y me libró de todos mis temores.
  2. Los que miran al Señor quedan radiantes de alegría y jamás se verán defraudados.
  3. Prueben y vean que el Señor es bueno. ¡Feliz el hombre que en Él confía!
  4. Honren al Señor, los consagrados a él, pues nada faltará a los que lo honran. (DHH). 

Dios restaura y trae gozo (del Salmo 40)

  1. Toda mi esperanza la tengo puesta en Dios, pues aceptó atender mis ruegos.
  2. Mi vida corría peligro, y él me libró de la muerte; me puso sobre una roca, me puso en lugar seguro.
  3. Me enseñó un nuevo himno para cantarle alabanzas. Muchos, al ver esto, se sintieron conmovidos y confiaron en mi Dios.
  4. Y tú, Dios mío, no me dejes sin tus cuidados; por tu gran fidelidad, nunca dejes de protegerme. (TLA). 

 

Él nos asegura y nos sostiene en ayunas (del Salmo 62)

  1. Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de él es mi esperanza.
  2. Él solamente es mi roca y mi salvación; es mi refugio, no resbalaré.
  3. En Dios está mi salvación y mi gloria; en Dios está mi roca fuerte y mi refugio. (RV).
- Publicidad -

© 2020 Revista Cromos, Honduras C.A.