15 julio, 2020
- Publicidad -

Lecciones que todo emprendedor debería aprender antes de iniciar un negocio

Si estas interesado en que tu siguiente paso fuera el emprender, en CROMOS hemos desarrollado una guía GRATUITA de 10 semanas que te brindará pasos y tips a seguir para poder emprender con éxito. REGISTRATE AQUÍ.

1. Respetar tu tiempo y el de los demás

En los negocios el tiempo es un recurso no renovable e invaluable.

Una persona exitosa sabe que puede ganar más dinero, pero jamás podrá ganar más tiempo; por eso siempre va a respetar su tiempo y el de los demás.

Ser puntual es sinónimo de compromiso, responsabilidad y respeto. Si quieres que te tomen en serio en los negocios, la puntualidad no es opcional… es esencial.

Y la puntualidad no se trata solamente de llegar a tiempo a tus reuniones, sino también de entregar a tiempo tus compromisos frente a clientes, socios y aliados. Haz de la puntualidad un hábito y un principio en tu vida, en tu trabajo y en tus negocios.

«Es difícil mostrarte confiable cuando la gente tiene que esperarte.»

2. Aprender a aceptar las críticas con inteligencia

Ten por seguro que te van a criticar. Algunas críticas serán destructivas y otras constructivas. Tú debes ser tan inteligente como para saber cuáles críticas escuchar y cuáles ignorar.

Algunas críticas serán muy fuertes, pero tú debes ser más fuerte para que las críticas te ayuden a crecer en vez de derrumbarte.

“Sólo hay una forma de evitar la crítica: no hacer nada, no decir nada y no ser nada.” -Aristóteles

3. Afrontar los problemas como retos, no como obstáculos

Si vale la pena, no será fácil. El camino del emprendimiento está lleno retos que te ayudarán a crecer a medida que los vayas superando.

Si eres de los que dice «¿Por qué a mi?», cada vez que enfrentas un problema, la vas a pasar muy mal en los negocios. Mejor pregúntate: ¿Para qué me pasa esto? ¿Qué debo aprender de esto que me está sucediendo?.

La gran mayoría decide rendirse ante los problemas, pero tú no eres como la mayoría. Un emprendedor ve oportunidades allá donde los demás sólo ven problemas.

Usa cada piedra en tu camino como un peldaño para seguir escalando. Cada problema que enfrentes con paciencia y determinación, te dejará valiosas lecciones para crecer como persona y como emprendedor.

4. Trabajar por metas y sueños, no por dinero

Si lo que quieres es dinero rápido y seguro, probablemente lo que necesitas es un empleo. A los 15 días recibirás tu primer pago.

Cuando inicias un negocio, debes aprender a trabajar por metas y sueños; y eso implica, en muchos casos, sacrificar beneficios en el corto plazo a cambio de lograr lo que te has propuesto.

Emprender enfocándote únicamente en el dinero hará que desistas cuando los resultados financieros no sean los que esperabas. Pero, si te enfocas en algo más importante que el dinero, como un propósito o un sueño, es entonces cuando te das cuenta de que realmente vale la pena hacer sacrificios.

5. Creer en ti, aunque nadie más lo haga

Creer en ti cuando todos están de acuerdo contigo, es fácil, pero… ¿Estás listo para creer en ti, aunque nadie más lo haga? Eso sí es difícil.

¿Vas a renunciar a tus sueños y a tus ideales cuando los demás no crean en ellos? ¿Qué vas a hacer si de repente te abandonan aquellas personas que creías te iban a apoyar siempre?

Emprender es un camino lleno de incertidumbre en el que nada es seguro, pero todo es posible. En ocasiones tendrás que seguir tu instinto, aunque todo lo demás esté en tu contra.

6. Adquirir los hábitos del ahorro y la inversión

La disciplina financiera es clave para el éxito empresarial. Es común ver que en los nuevos negocios los socios se reparten las utilidades en la medida que las van obteniendo, por tanto no hay ahorro, ni inversión, ni crecimiento. De hecho, hay negocios que se la pasan todo el tiempo funcionando para solventar las necesidades financieras de sus dueños.

No importa que tu negocio genere mucho o poco dinero, es fundamental que destines parte de los ingresos para el ahorro y que a partir de esos ahorros establezcas planes de inversión que te permitan crecer. De lo contrario tu negocio va a dedicarse simplemente a sobrevivir.

Antes de iniciar un negocio, asegúrate de adquirir hábitos financieros saludables y de desarrollar tu inteligencia financiera.

7. Hablar en público

Como persona de negocios vas a tener que relacionarte con clientes, proveedores y socios. Tendrás que participar en eventos y hablar frente a los medios de comunicación en nombre de tu empresa. Si no logras expresarte de manera efectiva, podrías perder grandes oportunidades de negocio para tu empresa, entonces no está de más que practiques para hablar en público con seguridad, determinación y confianza.

 8. Saber vender

Me atrevo a decir con total seguridad que la habilidad más importante para todo emprendedor, es saber vender. No importa de qué se trata de tu negocio o cuál sea tu rol dentro de él, al final tendrás que interactuar con el mercado si realmente quieres tener éxito.

Saber vender no significa solamente convencer a alguien de que te compre, sino también convencer a posibles aliados y socios de que crean en tus ideas, de convencer a los inversionistas de que confíen en ti y de convencer a tus colaboradores de que crean en tu misión.

9. Aprender a trabajar en equipo

Es increíble cuánto nos cuesta trabajar en equipo. Creemos que es más fácil emprender solos porque no tenemos que discutir nuestras ideas con nadie, no tenemos que compartir las utilidades del negocio y no tenemos que depender de otros para que el trabajo quede bien hecho; pero la realidad es que las grandes empresas surgen de grandes equipos.

Trabajar en equipo significa encontrar a los mejores y unirlos a tu negocio, confiar en ellos y saber delegar.

Un equipo exitoso es aquel en el que sus miembros poseen habilidades complementarias y trabajan apasionadamente de manera interdependiente. Aprende a rodearte de gente con las mismas ganas de triunfar que tú y entonces entenderás el poder del trabajo en equipo.

  1. Dar el esfuerzo extra

Un proverbio Chino dice que «La tentación de abandonar nunca es tan fuerte, como cuando estás a punto de lograr tu objetivo».

Aunque te quedes sin energías y sin fuerzas, haz un último esfuerzo. Los grandes logros requieren de grandes sacrificios. La batalla no termina cuando caes, sino cuando te rindes.

Cuando das el esfuerzo extra, rompes tus límites y creces en todo el sentido de la palabra.

«La diferencia entre una persona ordinaria y una extraordinaria, es precisamente ese EXTRA que pocos se atreven a dar.»

- Publicidad -

© 2020 Revista Cromos, Honduras C.A.