7 diciembre, 2021
- Publicidad -

Hábitos saludables para gestionar el estrés

Los episodios de estrés son parte de una respuesta natural del cuerpo cuando se ve amenazado por alguna circunstancia. «La principal causa de estrés sin duda, es el ritmo de vida acelerado, son aquellas situaciones que sentimos como amenazas: las prisas, el trabajo.

  • No te frustres, no te ayudará.

Si no tienes tiempo de hacer ejercicio un día no te frustres e intenta mantenerte activa el mayor tiempo posible: Intenta pensar de qué manera puedes incluir el ejercicio en tu estilo de vida. Salir a caminar o correr por la mañana, bailar un rato por la tarde, hacer flexiones entre reunión y reunión o caminar durante una hora al mediodía. Se trata de encontrar momentos de tu día a día en los que puedas activar tu cuerpo para ponerlo a tono de forma consciente.

- Publicidad -
- Publicidad -
  • Todos merecen un momento en la naturaleza

Pasar tiempo en la naturaleza puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad, a mejorar su estado de ánimo y a potenciar los sentimientos de felicidad y bienestar.

No es necesario que sea la cima de una montaña o un parque nacional. Incluso salir cerca de donde vive puede tener beneficios de salud.

  • Identifica qué es lo que te provoca estrés.

Analiza punto por punto distintos aspectos de tu vida. Además, piensa en tu condición física y mental. ¿Sufres algún tipo de dolor físico? ¿Tienes sobrecarga de trabajo? Una vez identifiques todos los factores, podrás trabajar la reducción de su estrés.

  • Busca apoyo emocional.

Pasar tiempo con la familia y amigos es una herramienta importante para luchar contra el estrés. Puede ser de ayuda compartir problemas y preocupaciones con tu círculo más cercano.

  • Pon en práctica la gestión de pensamientos.

Lo que pensamos, cómo pensamos, qué esperamos y qué nos decimos a nosotros mismos a menudo determina cómo nos sentimos y cómo gestionamos el aumento de los niveles de estrés. Puedes aprender a cambiar patrones de pensamiento que te producen estrés. Los pensamientos con los que hay que tener más cuidado son aquellos que tratan sobre cómo deberían ser las cosas y cómo universalizar las circunstancias.

  • Mantén una buena higiene del sueño.

Un buen descanso hace que seas capaz de abordar el estrés fácilmente. Cuando estamos cansados, somos propensos a estar agitados y ser menos pacientes. La mayoría de adultos necesitan de 7 a 9 horas de sueño por noche. Poniendo en práctica buenos hábitos de higiene del sueño junto a la reducción del estrés, mejorarás.

- Publicidad -