25 agosto, 2020
- Publicidad -

Errores que debes evitar para ponerte en forma

Si estas haciendo alguna de estas cosas al momento de hacer ejercicio es posible que no llegues a ver resultados. Estos son los errores que debes evitar:

No calentar antes de comenzar con el entrenamiento

Muchas personas obvian la parte de calentar para tratar de no malgastar tiempo y  energía, y así poder realizar unos ejercicios más completos. La pérdida de energía durante el calentamiento es mínima. De hecho, calentar hará que tu sistema se prepare, permitiéndote llegar mucho más lejos.

Además, ese «tiempo perdido» que crees es una inversión. Esto es debido a que calentar reducirá las lesiones y daños. ¿Sabías que no calentar es una de las principales causas de lesión? Si el músculo está frío, no estará preparado y por tanto no realizará bien el ejercicio.

Trabajar siempre las mismas áreas

Aunque pueda parecer lógico, llegará un momento en el que trabajar siempre las mismas partes de nuestro cuerpo no tendrá otro beneficio que el de mantener nuestra figura. Hay ejercicios que abarcan más zonas corporales que otros, téngalo presente.

El ejemplo más claro que podemos encontrar es el de esas personas que trabajan pecho y brazos pero se olvidan de las piernas. Cada músculo es importante, además de nuestro bienestar a nivel estético

Descansar mucho entre ejercicio y ejercicio

Descansar demasiado tiempo entre ejercicios puede hacer que los músculos se enfríen demasiado y se relajen en exceso.

Copiar la dieta y rutina de otra persona

Aunque muchas personas tengan una forma física muy parecida, cada organismo es completamente diferente y asimila de una forma los nutrientes. Por ello no es nada recomendable usar la dieta de otra persona. La dieta de esa persona está pensada para su organismo y cómo reacciona frente a diversos nutrientes, si se copia la dieta la respuesta no va a ser la misma y puede ocasionar problemas debido a carencias.

Con la rutina no existe un problema tan marcado pero si es recomendable un previo estudio debido a que cada persona tiene sus limitaciones o lesiones, y no son iguales. Al igual que no pueden soportar la misma carga no pueden copiar el número de repeticiones ni cantidad de tandas.

No cuidar nuestra alimentación antes y después de ir al gimnasio

La alimentación es un factor fundamental a la hora de llevar a cabo una rutina de ejercicio. Para poder realizar un buen entrenamiento es necesario una alimentación saludable y correcta tanto antes como después del gimnasio. No es bueno comer en exceso antes de entrenar pero lo más perjudicial es ir en ayunas, la cantidad de comida debe venir establecida por una dieta realizada por un nutricionista o especialista en dietas deportivas.

Entrenar muchas horas para conseguir resultados rápidamente

Entrenar de forma desmesurada y con la intención de ver los resultados a los pocos días de comenzar es un sinsentido. El organismo necesita un periodo de adecuación al ejercicio y de preparación hasta que comienzan a mostrar los efectos. Para ello es necesario una rutina de entrenamiento gradual y conforme a la forma física de cada momento.

Pensar que sudar es lo mismo que adelgazar

Cuando sudamos estamos quemando líquido. Esto no implica que estemos quemando grasas y no es recomendable dejar de hidratarse para comenzar a quemar grasas. Es un error muy común reducir el ingreso de líquidos para quemar grasas y es un fallo garrafal que solo puede desembocar en una deshidratación, bajada de la tensión y mareos. Situación muy peligrosa en la que nunca se debe caer.

No preguntar a nuestro entrenador personal cómo funcionan las máquinas

Realizar ejercicio de forma incorrecta es el principal error, tanto de los socios con más experiencia como de los menos experimentados. Esto aumenta cuando hay maquinaria de por medio. Las máquinas son aparatos no muy complejos pero que hay que saber utilizar y conocer su función correctamente. Para ello lo mejor es realizar un tour con tu entrenador personal y recibir nociones de cada aparato y su utilidad, tras esto no dudar en preguntar si existen dudas.

Irse del gimnasio sin estirar

Este punto es uno de los más comunes. Es necesario que nos concienciemos en acabar un entrenamiento estirando. Hay personas que no lo toman en serio y se marchan sin estirar y devolver los músculos a su posición original. Estirar ayuda a que el músculo se recupere y vuelva a su posición natural fomentando que no se mantengan en tensión y produzcan roturas.

- Publicidad -

© 2020 Revista Cromos, Honduras C.A.