25 marzo, 2022
- Publicidad -

Complementos alimenticios para reforzar tu sistema inmunológico

Es importante pensar en cómo fortalecer nuestro sistema inmunológico. Te compartimos algunos complementos alimenticios que te ayudan con tu sistema inmunológico.

¿Cómo funcionan los suplementos?

La fuerza del sistema de defensa natural del cuerpo reside en sus células inmunológicas, denominadas linfocitos. La mayoría de los suplementos de refuerzo inmunológico funcionan mejorando la respuesta de los linfocitos, ante cualquier amenaza externa

 Equinácea: con propiedades antiinflamatorias, estimula la inmunidad e incrementa el nombre de leucocitos, facilitando la eliminación de toxinas del cuerpo. Los complementos a fuerza de extracto de equinácea son eficaces no solamente para la prevención, sino también en infecciones (gripes o resfriados). Además, ayudan a soportar los síntomas asociados (dolor de cabeza o congestión, por ejemplo), reduciendo su intensidad y duración.

Vitamina C: uno de los complementos alimenticios indispensables en los cambios de estación, que no puede faltar en cualquier multivitamínico que se precie. Se trata de una vitamina hidrosoluble que podemos incluir en nuestra alimentación mediante frutas: kiwis, fresas o verduras y hortalizas como el tomate o las coles y las frutas.

Vitamina D: vitamina liposoluble y un nutriente esencial, por lo que debe ser aportada de forma externa mediante suplementos o dieta. La vitamina D3 es su forma activa, que actúa como una hormona en nuestro cuerpo al sintetizarse en nuestra piel, a partir de su conversión mediante los rayos ultravioletas del sol.

 Sus propiedades inmunoreguladoras aumentan la maduración y proliferación de los linfocitos y reducen las respuestas pro-inflamatorias.

Jalea real: se trata de un concentrado alimenticio natural que contiene vitaminas del grupo A, B, C y E, minerales (calcio, hierro, cobre y selenio) y ácidos grasos insaturados. Es una buena fuente de vitalidad cuando el cuerpo o sistema inmune piden un extra de salud y energía.

Própolis: es el “antibiótico natural” por excelencia. Es un producto altamente rico en nutrientes que ejerce una acción positiva en nuestro organismo. Tiene la capacidad de combatir hongos, virus y bacterias, aumentando la resistencia global ante agresiones externas. Se debe tomar antes una bajada de las defensas o ante un posible contagio.

Jengibre: raíz de sabor picante, útil para prevenir la gripe, dolores e infecciones. Contribuye a la salud celular gracias a sus potentes antioxidantes.

- Publicidad -