6 abril, 2022
- Publicidad -

Cómo ser más vulnerable en una relación

Muchos luchan con la posibilidad de ser vulnerables en las relaciones porque hay que exponerse al rechazo o al ridículo. Pero no permitirse ser vulnerable con los amigos y los seres amados puede hacerte perder conexiones personales profundas. Mediante el proceso de vencer los miedos y abrirse con los demás, podrás aprender a ser vulnerable y a lograr más satisfacción en tus relaciones.

Empieza gradualmente. Escoge algo que quieras compartir con la otra persona en la relación. Ese será tu punto de partida. No compartas todas tus angustias y temores de una sola vez, si no tú y él terminarán abrumados.

Empieza con algo pequeño, como alguna preocupación que tengas sobre tu carrera o sobre algún miembro de tu familia. Si no, también puedes mostrarle un pasatiempo tuyo que no muchos conozcan.

Para algunos, es más fácil empezar con alguien que ya les haya compartido detalles personales o privados. De esta manera, habrá más equilibrio en la dinámica.

Establece límites en tus conversaciones. Empieza las conversaciones difíciles expresando lo que quieres de la otra persona. Pídele simplemente que te escuche si solo quieres desahogarte. Deja en claro si quieres consejos. Hacer esto puede ayudarte a sentirte más en control si te pone ansioso lo que vas a compartir.

Admite tu temor a la vulnerabilidad. Sé honesto con la persona en cuestión acerca de lo que te angustia. Háblale sobre las experiencias pasadas que te hayan inducido a querer ocultar tus sentimientos. Así podrá comprender por qué vacilas en compartir tus sentimientos. Y sabrá qué quieres hacer para mejorar la comunicación entre ustedes.

Confiésale algún error que hayas cometido. Dile algo malo que hayas hecho o algo que te avergüence. Todos cometemos errores y es probable que se identifique. La gente tiende a gravitar en torno a los que son auténticos y realistas, así que no trates de ocultar tus imperfecciones.

Admite que no entiendes algo. Todos quieren parecer cultos, pero fingir saberlo todo puede parecer arrogante. Pídele que te explique algo si no lo entiendes. Así te ganarás su respeto, aumentarás su autoconfianza y le demostrarás que le tienes confianza.

Comparte tus sentimientos apenas los sientas. Reprimir las emociones puede producir ira y frustración. Pero admitir que algo te molesta puede ayudarte a resolver el problema de inmediato, además la otra persona verá tu intento de ser honesto.

Refuerza tu comportamiento abierto. Es probable que esa persona sea receptiva, lo cual te dará la comodidad de abrirte más. Sin embargo, aunque no obtengas la reacción que esperabas, de todas maneras, habrás superado tus miedos y te habrás armado de valor para ser vulnerable.

- Publicidad -