23 diciembre, 2021
- Publicidad -

Cómo dejar de comer por ansiedad

Algunas veces podemos caer en la costumbre de comer por ansiedad, para poder controlar este problema te compartimos algunos tips que te pueden ayudar si comes por ansiedad.

  • Cualquier tipo de líquido nos ayudará a sentirnos saciados. Tomar infusiones calientes y asegurar un buen aporte de agua diario ayudan a sentirnos saciados y a eliminar toxinas.
  • Evita alimentos excitantes. Evita bebidas excitantes como el café o el té, y también el chocolate en exceso o el azúcar refinado. Este tipo de alimentos aumentan nuestros niveles de adrenalina, que colabora a que perdamos la sensación de ansiedad.
  • La fibra es fundamental. Toma alimentos ricos en fibra: harán que te sientas más saciado y, por lo tanto, con menos hambre y ansiedad. En general, los alimentos cocinados son más saciantes que los crudos, pero no por ello hay que prescindir de ensaladas y frutas, claro. También es muy bueno tomar legumbres, que aportan fibra y, además, sacían, frutos secos, levadura de cerveza, pan y pasta integral.
  • La importancia del triptófano. Las proteínas animales carnes, pescado o huevos, lácteos, plátanos, piñas y frutos secos contienen triptófano, que tiene efecto tranquilizante. El triptófano es un aminoácido que, después de unos complejos ciclos metabólicos en el organismo, se transforma en serotonina. Por lo tanto, debemos asegurarnos un correcto aporte de triptófano, ya que puede ayudar a regular los niveles de serotonina, neurotransmisor que participa en el control del apetito y está relacionado con el estado de ánimo.
  • El Omega 3. Los alimentos ricos en omega 3 como los pescados azules y los frutos secos, así como los cereales integrales que nos aportan vitamina B, favorecerá la mejora de la ansiedad. La vitamina B6 participa en los ciclos metabólicos para formar serotonina a partir del triptófano. Por lo tanto, en épocas de más nervios, es bueno tomar alimentos con vitaminas del grupo B, como copos de avena, levadura de cerveza o germen de trigo.
  • Carbohidratos complejos:  Los carbohidratos complejos pan, pasta, arroz, cereales, galletas, patatas, lentejas, etcétera también colaboran en el aumento de la cantidad de serotonina. Siempre es más recomendable que sean integrales por el aporte de fibra y, sobre todo, porque tienen un menor índice glucémico. Esto significa que los niveles de glucosa en sangre no aumentan tan rápidamente como si tomáramos carbohidratos complejos refinados. Gracias a esto, conseguiremos saciarnos mantenernos saciados por más tiempo y los niveles de insulina no aumentarán drásticamente, lo cual nos ayudará a no acumular grasa.
  • Pon magnesio en tu vida. Un buen aporte de magnesio es importante para calmar el nerviosismo que acompaña la ansiedad. Conseguiremos esto con 4-5 nueces al día, legumbres, alimentos integrales, albaricoques, y verduras de hoja.
- Publicidad -