8 febrero, 2021
- Publicidad -

Como cuidar tu piel con el uso de mascarillas

Encontrar un equilibrio entre el uso de mascarillas y geles hidroalcohólicos también llamados equipos de protección individual  y el cuidado de la piel es fundamental. Por ello, los especialistas médicos  dan una serie de consejos para que las medidas de prevención tengan el menor impacto sobre nuestro rostro.

Llevar mascarilla a diario incrementa la temperatura y la humedad de la piel, que aumenta la secreción de sebo. Si tu piel ya tiene predisposición a producir más sebo, es mixta o grasa, puede sufrir un empeoramiento, desencadenar la aparición de acné o agravar el ya existente.

LAVARSE LAS MANOS CON AGUA Y JABÓN

 Utilizar jabones suaves, sin detergente, o neutros, utilizando agua templada mejor que caliente lo que puede ser menos dañino que el uso de soluciones hidroalcohólicas.

EVITAR EL USO DE MAQUILLAJE

Los cosméticos faciales suponen una barrera más a la transpiración de la piel, lo que, combinado a la oclusión provocada por la mascarilla, puede desembocar en alteraciones cutáneas, como xerosis, eritema, eccema seborreico, acné, rosácea o empeoramiento de patologías ya existentes.

En caso de usar maquillaje, la limpieza de este será esencial en el cuidado facial, promoviendo el uso de jabones limpiadores suaves y sin fragancias.

HIDRATAR LA PIEL FRECUENTEMENTE

En el caso de las manos, se recomienda el uso de cremas hidratantes o emolientes para prevenir lesiones cutáneas en diferentes ocasiones a lo largo del día, sobre todo, durante el descanso nocturno. Lo mismo ocurre para el cuidado facial. Es importante tener en cuenta que en las zonas de roce que más sufren, puede aplicarse, previamente, un poco de vaselina, que haga de efecto barrera.

Uso adecuado de las mascarillas:

No cualquier mascarilla nos va a proteger del virus ni va a proteger nuestra piel. En este sentido, se recomienda el uso de la fibra textil Regenactiv, que está fabricada en base a una tecnología de tejido protector y curativo, que, al mantener el equilibrio de la humedad, aisla la piel del entorno y consigue un ambiente óptimo que favorece y mejora la recuperación propia de la piel.

Están especialmente indicadas como protección en pieles sensibles, como prevención en lesiones por presión, dermatitis, micosis, acné, espinillas, y comedones. Puesto que usamos la mascarilla durante muchas horas, otra opción es cambiarla cada cierto tiempo, para evitar que la humedad se condense en ella y favorezca las alteraciones cutáneas

Limpia la piel en profundidad

Limpiar tu piel a diario es clave para mantenerla bajo control y evitar la aparición de granitos. Límpiela antes de ponerte la mascarilla y después de retirarla. Utiliza un limpiador suave que limpie los poros en profundidad y elimine el exceso de sebo sin agredir la piel, como Acniben limpiador purificante en espuma, su fórmula limpia en profundidad dejando una sensación suave, fresca y muy confortable.

Tonifica y equilibra tu piel

Las pieles grasas necesitan controlar sobre todo la secreción de sebo, equilibrar y matificar la piel. Hidratar tu piel y controlar la secreción de sebo a diario, mañana y noche, es fundamental para mantenerla equilibrada y ayudar a frenar los posibles brotes de acné. Elige una textura gel crema, ideal para tu tipo de piel, y mira siempre que sea no comedogénica y oil free, específicamente formulada para pieles mixtas y grasas.

Previene las marcas

Las marcas de los granitos se conocen como manchas post inflamatorias. Como indica su nombre, son manchas que aparecen por la exposición diaria al sol cuando tu granito está rojo e inflamado. Estas manchas son grisáceas y pueden tardar meses en desaparecer por completo. Para prevenirlas, cuida tu piel a diario utilizando un protector solar no comedogénico cada mañana.

- Publicidad -