28 julio, 2021
- Publicidad -

Beneficios de incluir semillas en tu dieta

Estas semillas destacan sobre todo por su contenido en fibra, pero son más los elementos de interés nutricional que podemos encontrar en su interior.

Los frutos secos y las semillas, como las almendras, nueces, pistachos, semillas de calabaza, semillas de girasol y maní, contienen una gran cantidad de nutrientes saludables. Sólo un puñado te aportará un impulso poderoso de vitaminas, minerales y grasas, todos los cuales trabajan juntos para beneficiar tu corazón, tu cerebro . Con sólo 30 al día puede disminuir la inflamación y proporcionar fibra, proteínas y minerales que estimulan tu sistema inmunológico.

 Aporta minerales asombrosos

Los frutos secos y semillas contienen minerales como magnesio, zinc, calcio y fósforo, necesarios para el desarrollo óseo, la inmunidad y la producción de energía.

 La variedad es enorme y nos pueden ofrecer grandes beneficios para la salud. A continuación, te dejamos una lista de algunas de las semillas que podrías empezar a sumar a tus comidas y sus propiedades:

Pipa de girasol: Es rica en ácidos grasos mono y poliinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo y elevar el colesterol bueno en sangre. También es rico en fibra y destaca en este tipo de semillas el contenido de potasio, fósforo, magnesio y calcio, así como su riqueza en ácido fólico. Estos micronutrientes son fundamentales para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular del organismo, por lo que puede ser el tentempié ideal de los deportistas.

Semillas de lino: Son muy ricas en ácidos grasos omega 3 por lo que resulta un buen alimento para el corazón. También es rico en vitamina C y E con fuerte poder antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades y contiene minerales como el calcio, hierro, potasio y magnesio. Lo más apreciable de esta semilla es su riqueza en fibra soluble que ayuda a reducir las glucemias y el colesterol al mismo tiempo que resulta un gran arma para revertir la constipación y cuidar la salud del intestino.

Semillas de sésamo: Son ricas en grasas insaturadas y también poseen una elevada cantidad de proteínas de origen vegetal. Aporta buena cantidad de vitamina E y vitaminas del complejo B que ayudan al funcionamiento del sistema nervioso central. Entre los minerales destaca por sobre las demás su gran contenido en calcio y en menor medida, posee fósforo, hierro y magnesio.

Semillas de amapola: Es otra gran fuente de calcio entre las semillas junto al sésamo y posee también un alto contenido en vitamina A con efecto antioxidante y protector de la piel y el cabello. Además, destaca en esta semilla su contenido en hierro junto a otras propiedades de su consumo sobre el organismo.

Pipas de calabaza: Son muy ricas en ácidos grasos omega 3 y omega 6, y posee una gran número de vitaminas y minerales entre los que destacan el magnesio, selenio, potasio, fósforo, vitamina A y E. Es muy rica en fibra por lo que también ayuda a reducir el colesterol en sangre y a evitar el mal funcionamiento intestinal.

- Publicidad -