13 enero, 2022
- Publicidad -

5 posturas de yoga que te ayudan con el estrés del día

El día a día puede ser el principal causante de muchos episodios de estrés, los expertos nos proponen cinco ejercicios de yoga para aprender a respirar de forma consciente y plena y estimular el sistema nervioso para favorecer así la relajación.

  1. La postura del feto

Échate sobre las rodillas y lleva tus glúteos hacia los talones. Inclínate hacia adelante y apoya la frente en el suelo. Estira las manos delante de ti, o ponlas a tus costados. Respira por la nariz y trata de que la respiración llegue por tus pulmones hasta el abdomen. Mantente en esta posición mientras te sientas a gusto.

  1. Rodillas al pecho

Túmbate de espaldas y lleva las rodillas sobre el pecho. Agarra las rodillas con las manos, y trata de envolver los brazos alrededor de ellas, entrelazando los dedos si lo puedes hacer con comodidad. Cierra los ojos. La cabeza y los hombros permanecen en el suelo. Respira profundamente desde el abdomen y mantén la postura todo el tiempo que necesites.

  1. Torsión de columna

Túmbate de espaldas. Lleva las rodillas ligeramente hacia el pecho manteniendo las espinillas paralelas al suelo. Extiende los brazos. Al exhalar, coloca primero las rodillas a la derecha hacia el suelo y la cabeza a la izquierda. Quédate en esta postura de 1 a 2 minutos. En la inhalación, lleva las piernas al centro. Al exhalar repite el ejercicio del otro lado las piernas a la izquierda, la cabeza a la derecha.

  1. La postura de la cobra

Dedicar, aunque sea solo cinco minutos al día al yoga mejorará tu salud física y mental

Túmbate boca abajo, coloca las manos en el suelo a la altura de los hombros, y empuja hacia arriba tu cuerpo mientras inspiras. Mantén los brazos ligeramente flexionados y la pelvis en el suelo. Al exhalar baja suavemente tu cuerpo.

  1. Inclinarse hacia adelante

Ponte de pie con la espalda recta y los pies juntos. Exhalando, inclínate hacia adelante desde la pelvis y lleva la cabeza hacia el suelo. Dobla las rodillas para que tu vientre esté en contacto con tus muslos. Puedes poner las manos en el suelo, o agarrar los tobillos o las pantorrillas, lo que te resulte más cómodo. Mantén esta posición durante aproximadamente un minuto y suavemente vuelve a la posición vertical.

- Publicidad -