2 diciembre, 2021
- Publicidad -

5 cosas que puedes hacer para cuidar tu salud mental

Mejorar la autoestima, gestionar las emociones, practicar mindfulness, controlar la respiración y acudir a un especialista cuando necesitemos ayuda son claves para el bienestar de la mente.

  • Mejora la autoestima

La autoestima, es el resultado final de la suma de opiniones que tiene una persona de sí misma y que le ayuda a aceptarse tal y como es, a protegerse de las críticas negativas y a creer en sus propias aptitudes para hacer frente a la vida. Se construye desde la infancia y depende del trato y los mensajes recibidos por los que nos han educado, pero no es inmutable, por lo que es posible, aunque no se parta de una buena base, ir modificando la sensación de autoconfianza, autoeficacia, dignidad y seguridad en uno mismo. Algunas claves para aumentarla son mostrarse tal y como uno es, afrontar los cambios en vez de rechazarlos, enfrentarse a los conflictos en lugar de evitarlos, rescatar lo positivo, evitar compararse con los demás, regalarse tiempo para conocerse mejor y cuidar a las personas de nuestro entorno.

  • Gestiona tus emociones

 Es importante mejorar la autoestima también lo es aprender a manejar las emociones, gestionándolas en lugar de controlándolas. La clave reside en entenderlas como un proceso que empieza y termina y que consta de las siguientes fases identificación de la emoción, darse cuenta conscientemente, integrar la experiencia emocional dentro de uno mismo, expresión a través de la acción o manifestación y terminación. Así, lo que los expertos explican es que en realidad el peor malestar emocional se produce cuando una persona se queda atascada en una de las fases de ese proceso, pues eso puede hacer que no aceptemos la transitoriedad de las emociones.

  • Aprende a respirar correctamente

La respiración es una de las herramientas más sencillas que tenemos a nuestro alcance para alcanzar un mayor bienestar y potenciar la salud física y mental. Nuestro acelerado ritmo de vida y el hecho de estar instalados casi a diario en la dinámica de la multitarea hace que nos resulte difícil el hecho de prestar atención a nuestra forma de respirar.  Es posible entrenar para adquirir buenos hábitos respiratorios a través de ejercicios sencillos como la respiración profunda ayuda a aumentar nuestra capacidad de concentración y contribuye a que nos podamos habituar a respirar correctamente y la respiración diafragmática que ejerce un efecto calmante y ayuda a regular los estados en los que la respiración se dispara por causa de la ansiedad.

  • Practica mindfulness

El mindfulness no es otra cosa que la capacidad de sostener la atención en el aquí y en el ahora para gozar de una experiencia más plena del momento presente. Algunas de las técnicas son, la observación sostenida de la respiración, la capacidad para recorrer el cuerpo entero con la atención mental para ser más conscientes de nuestras percepciones corporales, caminar de forma consciente preferiblemente en la naturaleza y abrazar el ‘mindful eating’ masticando lentamente, saboreando los alimentos sin prisa y siendo más conscientes de su sabor, su aroma y su textura.

  • Pide ayuda

La salud mental individual está determinada, por tanto, por múltiples factores sociales, psicológicos y biológicos y existen muchas cuestiones, por ejemplo, las circunstancias socioeconómicas adversas, los rápidos cambios sociales o las condiciones de trabajo estresantes que a menudo escapan a nuestro control y por eso es importante pedir ayuda a un especialista cuando no sabemos gestionar lo que nos está pasando.

- Publicidad -