- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
2 mayo, 2020

 

# 1 Haz un presupuesto

En el corazón de cualquier plan de ahorro hay un presupuesto. El presupuesto le ayuda a priorizar sus gastos y a encontrar un equilibrio entre gastos y ahorros durante todo un año.
Al verificar los extractos de su tarjeta de crédito, facturas, extractos bancarios y recibos, puede calcular todos sus gastos regulares, como su alquiler o préstamo hipotecario, transporte, seguro y electricidad.
Luego deduce estos gastos de sus ingresos: su trabajo a tiempo completo o parcial o su trabajo informal, pensión, beneficios del gobierno, pagos de manutención de los hijos, inversiones, etc. Si está gastando más de lo que gana, pregúntese qué podría separar.

# 2 Rastrea tus gastos

Podemos caer en la trampa de pensar que gastar en grandes cosas es lo que nos mete en problemas, cuando a menudo son las pequeñas cosas las que terminan costándonos más.
Por eso es importante hacer un seguimiento de sus gastos diarios, para que no viva más allá de sus posibilidades. Su extracto bancario le dirá cuánto dinero ingresará a su cuenta bancaria y cuánto saldrá. Luego, puede compararlo con su presupuesto para ver si se apega a él o no. Luego puede identificar las áreas donde puede guardar.
La sola idea de tener que rastrear nuestros gastos puede evitar las compras impulsivas.

# 3 Paga tu tarjeta de crédito a tiempo

Pagar su tarjeta de crédito en su totalidad y a tiempo es la mejor manera de evitar cargos por intereses y cargos por pagos atrasados.
Encuentre una tarjeta de crédito con un programa estelar de recompensas de devolución de efectivo y, cada pocos meses, canjee sus recompensas y luego coloque esa cantidad de dinero en una cuenta bancaria que haya reservado solo para ahorros.

# 4. Abrir una cuenta de ahorros

Al restringir el acceso a su dinero, las cuentas de ahorro pueden darle una tasa de interés más alta que una cuenta de transacción básica.
Las cuentas de ahorro están en algún lugar donde puede colocar parte o la totalidad de sus ingresos discrecionales, el monto restante después de pagar sus necesidades personales e impuestos, y cualquier ganancia inesperada (por ejemplo, reembolso de impuestos). Puede evitar la tentación de gastar este dinero discrecional configurando transferencias automáticas y programadas desde su cuenta principal (cuenta de transacción) a su cuenta de ahorros.

# 5. Centrarse en gastos recurrentes

Si bien cada poquito ayuda, son sus grandes gastos recurrentes los que proporcionan el terreno más fértil para aumentar sus ahorros.
Revise sus extractos bancarios y observe todas las cosas en las que ha gastado dinero durante el año pasado.
Luego, vea cuánto dinero puede ahorrar en ellos, por ejemplo, refinanciando su préstamo hipotecario, comparando proveedores de seguros y otros servicios.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con la Dra. Lilian Tabueña
Ver Más