- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
1 julio, 2020

Mientras dormimos la piel es más receptiva a los productos, por eso es un buen momento para la rutina de cuidados.

1. Limpiar en profundidad

Es uno de los consejos más habituales y seguro que estás cansada de escucharlo, pero limpiar la piel tras un largo día es lo más importante al llegar a casa. Los dermatólogos aconsejan desmaquillar y lavar la cara con agua tibia y jabón, como el mejor tratamiento de belleza que podemos regalarle a nuestro cutis.  El secreto de una piel radiante reside en una buena higiene facial.

2. Exfolia

Además de limpiar puedes exfoliar para limpiar en profundidad una vez por semana tanto la cara como los labios.  En cuanto a los labios, puedes usar lo mismo, y un truco adicional, utiliza un cepillo eléctrico pasándolo suavemente por el borde de los labios, actúa como microexfoliante.

3. Tonifica

Este es un paso que la mayoría pasamos por alto pero resulta fundamental para nuestra piel. El tónico es el gran olvidado en todos los rituales de belleza pero ayuda a cerrar los poros, eliminar los restos de jabón y preparar la piel para la hidratación posterior. Un producto natural muy fácil de manipular y adquirir es el agua de rosas . Con la piel bien limpia aplícalo sobre tu rostro y cuello y déjalo actuar toda la noche. Su uso mejorará la apariencia de tu piel.

4. Hidrata

Por la noche la piel trabaja intensamente para reparar todos los daños sufridos durante todo el día. Por eso, tras una buena limpieza también es necesario aplicar una crema hidratante que ayude a descansar, reparar y aliviar. Mientras dormimos la piel es más receptiva a los tratamientos, más permeable, los activos penetran y se absorben más fácilmente.

5. Haz deporte

Es otro de los grandes tópicos y, sí, hacer deporte también ayuda a mejorar la apariencia de tu piel. Realizar ejercicio horas antes de dormir también aporta beneficios a tu cutis. La actividad física aumenta la temperatura del cuerpo, ocasionando que los poros se dilaten. Además, estimula la circulación de la sangre y aumenta la cantidad de oxígeno en la piel. El ejercicio tonifica los músculos y eso mantiene tu piel firme y joven.

6. El pecho

Uno de los errores más comunes que cometemos en los rituales de belleza nocturnos es prestar demasiada atención a la cara y olvidarnos del resto de partes del cuerpo. La piel del pecho también necesita sus cuidados, ya que es la primera en perder colágeno y firmeza. Uno de los trucos para mantener el pecho firme es usar mientras duermes el sujetador NightBra. NightBra actúa por la noche evitando que los pechos se desplacen y produzcan arrugas en la zona intermamaria: «.

7. No te olvides del cuello y escote

Los cuidados no acaban en la cara, no hay que olvidar el cuello y escote, zonas que también están visibles. La doctora Elisa Fernández también recomienda usar una crema revitalizante, específica para el cuello y escote.  Aplicarlo antes de dormir multiplica su efecto y ayudará a regenerar la piel en zonas tan visibles. No se debe poner crema de noche si la piel es muy grasa y con tendencia a granos.

8. Gimnasia facial

Muchas nos olvidamos que los músculos de la cara también necesitan ser ejercitados como una manera de evitar la flacidez y la pérdida de elasticidad en la piel del rostro. El deporte genérico nos ayuda a mantener la piel deslumbrante y sana pero también puede venir bien realizar una serie de ejercicios (o gimnasia) facial que nos ayude a prevenir las manchas y arrugas que van apareciendo con la edad.

9 Mascarillas

Las mascarillas faciales son otra vía para limpiar tu cutis de impurezas y ayudar a hidratar la piel. La idea es aplicarlas una o dos veces por semana antes de dormir.:Si lo que buscas es una piel tersa y suave puedes usar un poco de miel mezclada con un par de almendras trituradas y aplicarla uniformemente por el rostro. Deja actuar unos minutos y retíralo con agua muy fría. Si lo realizas una vez a la semana conseguirás el efecto deseado.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con Dr. José Salgado
Ver Más