- GALERÍA DE FOTOS -

(Especial para Buenas Causas)

El primer Bibliatón (edición especial) tuvo final de película. Una escuela desconocida se colaba entre las finalistas para la gran final, transmitida nivel nacional, y… ganó.  El colegio Santisima Trinidad fue más, se alzó con el triunfo. Una historia digna de ser contada y comentada de la escuelita ubicada en las montañas de Valle de Ángeles.

Los colegios María Auxiliadora, Sagrado Corazón y Santísima Trinidad estaban en la final de la Bibliatón, iniciativa de Suyapa TV, transmitido a nivel nacional y coordinado por el Padre José Antonio Chavarría. Dos de los finalistas no eran sorpresa. Tanto el Instituto Salesiano María Auxiliadora como el Sagrado Corazón de las Oblatas del Divino Amor son institutos de tradición y prestigio en Tegucigalpa. La escuela Santísima Trinidad, en cambio, era nueva, casi desconocida, y eso hizo más sorprendente su triunfo. Era el más pequeño de todos, y fue el que ganó. Y por un margen de 50 dracmas (o puntos), ni más ni menos.

Gracias a la Providencia yo ya sabía de la existencia de la escuela Santísima Trinidad, y fue una linda sorpresa enterarme del triunfo. Conocí a una de sus hermanas el pasado 12 de octubre, día de la Virgen del Pilar, en la Fiesta Nacional de su país, España. La hermana Marta Beneyto (precisamente quien entrenó a los ganadores) es miembro de la congregación, cuyo doble carisma, descrito como ‘josefino trinitario’ radica en evangelizar mediante la glorificación de la Santísima Trinidad según el estilo de la Sagrada Familia de Nazareth. Su lema es “Dar la suma gloria a Dios Uno y Trino, en Jesucristo, con María y San José”. Y vaya que lo van logrando. Alzarse como campeones en la Bibliatón Edición Especial de Suyapa TV ha sido una proeza, dado el nivel de las escuelas contendientes, que han graduado mujeres profesionales y madres de sólidas familias de la sociedad capitalina. La hermana Marta, una joven que irradia paz y espiritualidad, expresó: “la verdad es que lo hicieron bien siendo tan pequeños. Los otros eran de tercero de bachillerato y ellos de octavo y noveno grado”, y añade, “ahora a seguir estudiando y preparándose. Dios enaltece a los humildes”.

Al conocer la noticia del triunfo de la Escuela Santísima Trinidad, llamé al padre Carlomagno Núñez (director de Suyapa TV) quien me puso en contacto con la hermana Belén, líder de las josefinas trinitarias, quien visitaría la escuela al día siguiente. Ese fin de semana habían llegado a Honduras dos (2) voluntarios españoles quienes apoyarán durante sus vacaciones la escuela, además y ella tenía pendiente también felicitar a los nuevos campeones. Así fue. Al día siguiente ibamos de viaje a Valle de Ángeles a conocer la escuela.

En los diez años desde su fundación, las hermanas josefinas trinitarias erigieron un hermoso colegio, la primera escuela católica de la zona de Valle de Ángeles, una preciosidad comparable e incluso más bonita que muchas escuelas bilingües de Tegucigalpa. Ubicada entre montañas y pinares, ha sido construida gracias a la generosidad de ciudadanos españoles que en un estilo similar al coordinado por el Padre Patricio Larrosa* en la capital hondureña, han enviado ofrendas desde España que han servido para construir la estructura, equipar la escuela y hasta pagar los salarios de los maestros, cuyas habilidades son reforzadas con el apoyo de las hermanas Inmaculada (directora) y Marta (maestra de religión y temas pastorales), quienes dirigen al staff de maestros.

Desde que las había conocido, yo había permanecido en contacto via Facebook, y en sus fotos y nuestros diálogos supe que acababan de celebrar sus primeros diez años de funcionamiento, celebrado durante la fiesta de la Santísima Trinidad, un par de semanas atrás.

Ganar la Bibliatón ha sido todo un evento para ellos, un hito histórico que les otorga sentido de pertenencia, empoderamiento académico, y la certeza que están recibiendo educación de primera calidad. Felicitamos a los ganadores, los alumnos Aleida Sarahí Morales y Joshua Miranda de octavo y noveno grado respectivamente quienes asisten al centro educativo ella desde primer grado y él desde preparatoria o preescolar. “Supimos que el Señor nos estaba dando sabiduría y rapidez”, expresa humildemente Aleida al preguntar sobre la experiencia de estar en una final contra colegios grandes. Aleida, dueña de una sonrisa preciosa, sueña con estudiar medicina y Joshua con ser presidente del país. Ambos nos contaron como estudiaron duramente a pesar de haber estado en exámenes durante las pruebas, y que habían celebrado los primeros diez años de la escuela recientemente. En su vida política, Joshua quisiera eliminar la delincuencia, la corrupción y mejorar los servicios básicos a la población.

Las hermanas durante la visita por las instalaciones, nos comentaron las situaciones que enfrentan día a día los alumnos, comenzando por la precaria situación económica de muchas de sus familias, las dificultades para transportarse, y las difíciles situaciones familiares que viven muchos de ellos.

Nos despedimos con la promesa de regresar pronto. La escuela Santisima Trinidad se encuentra camino a Las Tres Rosas, donde realizamos nuestros retiros mensuales, por lo que pronto estaremos de regreso a visitarlas y conversar más tranquilamente, viendo de que forma aprovechamos esta nueva amistad para colaborar con las muchas necesidades de la escuela.

La congregación de las hermanas Josefinas de la Santísima Trinidad fue fundada por el padre Eladio Mozas en Plascencia, España a fines del siglo XIX. Actualmente operan en zonas rurales de nueve países, apoyando la educación y el fortalecimiento de los valores de la familia de Nazareth.

 

 

*lider de la Asociacion Colaboración y Esfuerzo (ACOES) 

En esta categoría