- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
24 julio, 2020

El fin de semana es el momento perfecto para desconectar de la rutina, sin embargo no todos sabemos  aprovecharlo al máximo. Por mucho que te guste tu trabajo y disfrutes tu tiempo en la oficina, no puedes negar que la semana se hace agotadora y llegar vivo al viernes en la tarde es casi un reto extremo.

Desconecta

Si sabes que difícilmente vas a lograr desconectar del trabajo pero firmemente te lo hayas propuesto, lo mejor es que seas consecuente. ¡Échate una mano a ti mismo! Para ello, te recomendamos que apagues el móvil, lo pongas en silencio, o simplemente, lo olvides en la habitación. Por supuesto, nada de contestar correos y llamadas en tu fin de semana de relax y todavía más prohibido llevarse la portátil de viaje. Un fin de semana son apenas dos días que, en la mayoría de las ocasiones, no nos dedicamos enteramente a nosotros mismos.

Haz planes

No hay nada peor que llegar el viernes por la tarde a casa con la mente en blanco y, probablemente echando humo de todo el estrés acumulado en la semana. Por muy sociable o activo que seas, el cansancio no te permitirá ser espontáneo y muy probablemente acabarás tumbado en el sofá viendo algún programa de tv que ni siquiera te interesa. Planificar el fin de semana con antelación potencia la imaginación. Aprovecha el domingo en la noche para tomar lápiz y papel y poner por escrito lo que te apetecería hacer el siguiente finde, así cuando llegue el viernes en la tarde no tendrás que pensar sino disfrutar.

Aléjate de las pantallas

 Pasas toda la semana pegado a la pantalla de tu computadora y teléfono  . Lo que significa que cuando llegue la noche del viernes, debes intentar alejarte lo más que puedas de ellas. A no ser que tengas planeado ir al cine con tus amigos o tu cita :). Salvando estas excepciones, alejarte de las pantallas no sólo es bueno para la vista sino que te ayudará a llegar más fresco a la oficina el lunes por la mañana.

Desconecta la alarma

 ¿Hay algo más relajante y gustoso que dormir después de una larga semana de trabajo? ¡No!. Pero, ¿hay algo peor que ese momento en que suena la alarma el lunes a las 6AM? La respuesta también es no. Por ello, los expertos recomiendan seguir despertando a la misma hora que los días de semana, para no volver loco al organismo y sobre todo, para poder aprovechar al máximo el día de descanso. Pero, entre nosotros, desconectar la alarma los fines de semana es uno de los mayores placeres de la vida.

Practica tus hobbies

Los fines de semana son el momento perfecto para relajarse disfrutando de tus pasatiempos favoritos. Practicar yoga es una opción súper recomendable pues ayudarás a poner tus músculos a punto para la nueva semana. La pintura o la fotografía son muy buenas opciones para evadirte por un rato de la realidad y dar rienda suelta a tu creatividad. Y hablando de creatividad también la escritura es un hobby que ayuda a liberar estrés acumulado. De hecho, éste es el único caso en que te recomendamos acercarte a tu computador: bien para actualizar tu portafolio de fotografía urbana o para que por fin plasmes tu pasión por el diseño en tu primer blog de moda, por ejemplo.

Disfruta del aire libre

Dado que has decidido seguir el consejo de los profesionales y levantarte temprano también el sábado y el domingo, es hora de salir a disfrutar del aire puro. Ya sea una caminata por la ciudad, un poco de footing en el parque o una barbacoa con tus familiares o amigos, salir de casa es el mejor, y más saludable, modo de desconectar. Ya pasas demasiado tiempo entre las cuatro paredes de tu despacho como para quedarte encerrado también el fin de semana.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con Alex Erazo de Club Rotario
Ver Más