- GALERÍA DE FOTOS -

Albahaca, menta, hierbabuena, orégano, perejil… Sólo tienes que optar por un buen conjunto de plantas aromáticas para hacerlo realidad. Puedas crear tu pequeño jardín comestible entre las cuatro paredes de tu casa, sin importar los metros cuadrados que tengas.

Ten por seguro que con cariño y unos pocos cuidados, pronto tendrás plantas sanas y fuertes de las que presumir ante tus amigos y que podrás utilizar para sazonar tus recetas más especiales.

En maceteros

Te aconsejamos que siembres las especias que más uses a la hora de cocinar.

La albahaca (riego diario), el tomillo (necesita mucho sol pero es muy resistente a la sequía), la salvia (nada exigente), el perejil (riego frecuente y poca cantidad de agua), la menta (riego diario), la hierbabuena (sol y buen riego) y el romero (muy resistente) se cultivan bien en macetas y puedes colocarlas en el alféizar de la ventana de la cocina para que tengan luz suficiente.

Mason Jar

Una opción con mucho valor decorativo es plantar en tarros de cristal vacíos. Llena cada tarro con una mezcla de dos partes de tierra (sustrato para macetas) y una parte de arena gruesa. Remoja las semillas durante un par de horas antes de sembrarlas, plántalas en el fondo del tarro y riega.

Colgantes

Las hierbas están listas para su cosecha cuando la flor tiene sus primeros brotes. Debes cortar sólo unas pocas hojas o ramitas con unas tijeras o un cuchillo afilado, de al menos 10 a 15cm de la base de la planta.

 

Sobre ruedas

La solución del carrito auxiliar con ruedas es realmente funcional, sólo hazlo rodar hacia la zona más soleada de tu casa para que tus hierbas puedan crecer a gusto.

En caja

Una caja de fruta vacía, una caja de madera rústica que no sirva.

En realidad todo se puede reciclar para montar tu pequeño vergel de la manera más práctica y decorativa.

En esta categoría