- GALERÍA DE FOTOS -

Exfoliar la piel es uno de los rituales de belleza más beneficiosos para nuestra piel ya que nos ayuda a eliminar las células muertas que se acumulan en el rostro y cuerpo, favoreciendo la suavidad, la luminosidad y ayudando a facilitar el proceso de limpieza. Es un hábito clave para mantener una piel con los poros cerrados y también para ayudar a disimular las cicatrices y marcas.

Para exfoliar tu rostro correctamente:

  • Limpia bien tu cara antes.
  • Aplica el exfoliante con el rostro húmedo para que se reparta mejor en la piel.
  • Realizar suaves movimientos circulares y ascendentes para esparcir el producto. No es necesario frotar con fuerza, esto solo conseguirá irritar la piel.
  • Retirar con agua fría para ayudar a los poros a cerrarse.
  • Exfolia una vez a la semana para una piel perfecta.

 

Azúcar y limón, un clásico ideal

Cuando se trata de eliminar las células muertas de la piel el azúcar es una de las mejores opciones, por eso destaca entre los exfoliantes para la piel grasa. Por sí solo resulta beneficioso, pero si le añadimos unas gotas de zumo de limón potenciaremos las propiedades astringentes, consiguiendo un mejor efecto.

Para hacerlo necesitas:

  • Una cucharada de azúcar
  • El zumo de medio limón

Mezcla ambos ingredientes y, de ser necesario, añade unas gotas de agua para suavizar la pasta. Luego aplica en el rostro húmedo con suaves movimientos circulares, retira con agua fría.

En esta categoría