- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
9 junio, 2020

Todos podemos tener un mal día. No pasa nada. Somos humanos. Tenemos derecho a enfurruñarnos. Pero, cuidado, lo importante es no quedarse estancado en ese sentimiento de enojo y tristeza, volver a sonreír y remontar la jornada con más energía si cabe.  Hay soluciones que te van a ayudar a superar ese mal día que parece que quiere terminar con nuestra alegría. Recuerda que ser feliz es una decisión.

  1. Identifica el problema:Cuanto antes descubras cuál es el motivo de tu mal humor más sencillo será ponerle remedio. Identifica por qué te sientes enfadado, frustrado o triste y ponle nombre concreto, es decir, no basta con pensar “me siento mal” sino que debes ser capaz de enunciar: “Me siento molesto .
  2. Muestra agradecimiento:Para remontar un mal día debes centrarte en todo lo positivo que te rodea. Que seguro que es mucho. Da las gracias por todo. Esta actitud de agradecimiento alivia enormemente la sensación de estrés y de enfado; es complicado mostrarse deprimido y agradecido al mismo tiempo.
  3. Modifica tu rutina:Tienes un mal día. Te has levantado con el pie izquierdo, estás molesto y te sientes infeliz. Quedarte sentado,  quejándote, malhumorado, no te va a servir de nada. Un cambio de escenario  te va ayudar. Sal a dar un paseo o cambia de sitio durante el rato que puedas,  Escucha tu música preferida.
  4. Actúa:Nada cambia si tú no actúas. Tienes que pasar a la acción. Comienza por transformar tus pensamientos negativos en otros positivos; ya sabes que lo positivo atrae lo positivo-y viceversa-. Así que nada de estancarse en frases derrotistas y pesimistas que solamente te ayudarán a que te sientas más infeliz.
  5. No te victimices:No todo lo malo te sucede a ti. Ese pensamiento únicamente hará que entres en una espiral de negatividad de la que será complicado salir. Está claro que en cualquier momento, y a veces por casi cualquier cosa, nuestro día puede convertirse en un mal día. Sal un poco del plano en el que te encuentras y mira la escena con cierta perspectiva.
  6. Respira:En muchas ocasiones nuestros pensamientos negativos lo acaparan todo. No nos dejan espacio ni para respirar profundamente, haz algo que te ayude a relajarte y a tomar conciencia del momento presente.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con la Dra. Lilian Tabueña
Ver Más