- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
30 mayo, 2020

Son muchas las razones por las que padecemos a la hora de conciliar el sueño o de mantenerlo. Distintas patologías como la depresión, la ansiedad, etapas como la del embarazo o la menopausia e incluso factores y detalles propios de tu casa.

Condiciones de la habitación: la luz, la ubicación de la cama, las características del colchón y de las almohadas, la temperatura del dormitorio, etc. son factores a tener en cuenta pues suponen una ventaja o un inconveniente a la hora de conseguir el sueño.

Hacer deporte justo antes de dormir: se recomienda que hayan pasado al menos dos o tres horas antes de irse a dormir para evitar que la persona se encuentre muy activada.

Mantener unos horarios regulares: en la medida de lo posible, es decir, acostarse y levantarse a una hora similar. Ir al dormitorio cuando se tenga sueño y solo para dormir, evitando ver la televisión, escuchar la radio o ver el celular.

En caso de que  pasados de 15 a 30 minutos no se haya conseguido dormir, debe levantarse de la cama, intentar relajarse con un paseo, leer un poco, o acudiendo a otra estancia de la casa y regresar pasado un rato para intentar de nuevo conciliar el sueño.

Evitar las siestas o dormir entre horas: para reservar el sueño a la hora que corresponde.

Hacer dieta ligera: para no sentirse pesado a la hora de dormir, siendo recomendable no tomar comidas pesadas o fuertes en la cena.

Evitar bebidas con cafeína: ante todo a última hora del día, de esta manera evitaremos que la misma nos dificulte el sueño.

Eludir situaciones o conversaciones estresantes: no permitir que situaciones negativas tomen control de tu vida, pues estas pueden hacernos estar en alerta y dificultar el sueño.

En esta categoría

Ver Más
CROMOS TV: Episodio I – Temporada VII
Ver Más