- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
27 agosto, 2020

Tener cuidado con la frecuencia de lavado,  productos que usamos y cómo secamos el pelo son algunas de las claves sobre cómo cuidar el cabello colocho de manera ideal. Sigue estas recomendaciones para mantener tu rizo perfecto.

No te excedas con los lavados

 En general, el cabello rizado tiende a estar seco, por lo que es importante no lavarlo en exceso. El uso de champú en exceso abre las cutículas y elimina la grasa natural que de por sí tiene el cabello, secará aún más tus rizos. Cuanto menos te laves el pelo, mejor, es decir, 1-2 veces a la semana.

Limpia el cuero cabelludo

A pesar de lo señalado en el primer punto, lavar el cabello rizado es necesario para un crecimiento saludable del cabello, ya que se deshace de la acumulación de aceites, suciedad y polvo. Por ello cuando laves el cabello con champú, concéntrate en frotar y limpiar adecuadamente el cuero cabelludo con la punta de los dedos.

Conoce los ingredientes de los productos que usas

La clave es usar productos específicamente hechos para el cabello rizado, que también sean libres de sulfato y alcohol ya que este tipo de ingredientes realmente secan el cabello por lo que debe evitarlos a toda costa.

Es muy importante reponer la humedad en tus rizos

Algunas formas para lograr esto será usar un acondicionador cada vez que te laves el cabello, así como realizar tratamientos con aceite y aplicarte mascarillas como una que elabores de forma casera con un poco de aceite de coco, que debes dejar actuar cinco minutos y después retirar del pelo con agua tibia.

Cuando salgas de la ducha, seca suavemente el cabello con una toalla de algodón y apriete suavemente el agua sobrante. No te frotes con una toalla áspera, ya que esto puede hacer que las cutículas se abran y que el cabello quede muy rizado.

También tienes que dejar que el aire seque el cabello

El calor del secador sobre tu cabello puede hacer que los rizos se resientan demasiado y que a la larga se vean mucho más secos que de costumbre. Es mejor dejar secar el cabello al aire y además aplicar porque no, una crema activadora de rizos, o simplemente aplicar algo de aceite de argán.

Usa el difusor del secador.

 Cuando uses el secador para secar el cabello rizado, es mejor que lo hagas utilizando el difusor. Colócate con la cabeza boca abajo y sujeta el difusor de manera constante apuntando hacia tu cuero cabelludo; no lo muevas demasiado, porque todo el viento que se escapa puede hacer que el cabello se encoja.

Nunca peines los rizos con un cepillo

Para peinar el cabello rizado lo ideal es utilizar un peine de dientes anchos antes de la ducha, o suavemente peina con los dedos después de la ducha. Recuerde que el cabello mojado es más propenso a romperse, así que tienes que ser muy paciente y cuidadoso cuando lo peines.

Evita el spray y mousse

No solo pueden hacer que tus rizos se quiebren sino que estos dos productos también son los que contienen la mayor cantidad de alcohol.

Conocer el tipo de cabello

Antes de saber cada cuánto tenemos que aplicarnos esos tratamientos intensivos, necesitamos saber qué tipo de cabello tenemos. Si es fino o grueso, si tenemos mucha densidad o poca, si es de baja o de alta porosidad. Esta información nos servirá para saber cada cuánto, más o menos, debemos aplicarnos hidratación intensiva o un tratamiento de proteínas.

En esta categoría

Ver Más
¡No botes el restante del café! | Exfoliante para piel
Ver Más