- GALERÍA DE FOTOS -

Afrontar una pérdida de peso o un cambio corporal consecuente de un cambio de vida e incorporación de la actividad física y la dieta correcta, tiene una parte mental esencial. Cuerpo y cabeza se unen para ir hacia un mismo objetivo: sentirse sana.

La mente es poderosa en todos los sentidos y empuja incluso más que nuestro lado físico. Incluso cuando nuestro cuerpo no responde, es ella quien tira de él para sacarlo a flote y extraer energías de reservas tan profundas que ni sabíamos de su existencia.

Antes de perder peso

Muchas veces pensamos más en las cosas que puedes llegar hacer o como te sentirás una vez conseguida tu meta. Es mejor reconocer primero que estamos a punto de comenzar una nueva rutina de vida, que enfrentaremos cambios y harás esfuerzos que no hacías anteriormente. La preparación psicológica es fundamental.

Algunos de los consejos que debes seguir durante tu proceso:

  • La calidad de tus alimentos es importante para tu bienestar.
  • Rodéate de personas que te brindan apoyo.
  • Recuerda el por qué estas haciendo estos cambios en tu vida (un propósito).
  • No te apresures, cada paso cuenta.
  • No renuncies a tu vida social.

 

Después de la perdida de peso

El plano mental sale fortalecido al haberse adaptado al cambio y romper con lo anterior. Ahora hay que centrarse en mantener eso que ya has conseguido.

Cuida tu piel. Al perder peso las medidas de tu cuerpo se van encogiendo, esto no significa que tu piel también en su totalidad, incluye el uso de cremas reafirmantes y ejercicios tonificantes.

Compra ropa nueva para sentirte y verte bien.

Reconócete en el espejo. las pérdidas de peso son tan grandes que hasta cambian los rasgos y es lento el proceso de reconocimiento ante el espejo.

En esta categoría