Denominado color cerceta, es un color “demasiado azul para ser verde y demasiado verde para ser azul”, característica que lo hace único. Es muy apreciado en la moda ya que le queda bien a todos los tonos de piel y cabello. Es un color con fuerza individual para lucirse solo, pero además combina muy bien con tonos neutrales como el blanco o el gris para lograr looks sofisticados, o con tonos llamativos como el violeta o rosado para resaltar en cualquier ocasión.