- GALERÍA DE FOTOS -
- CROMOS DIGITAL -
6 mayo, 2020

1) Tablones de la pierna
Fortalece esas hermosas piernas mientras estás sentado en tu escritorio. Simplemente siéntate al borde de su silla con las rodillas dobladas y los pies en el suelo. Extiende suavemente la pierna derecha hacia adelante hasta que quede recta y paralela al piso. Mantén la postura durante 10 segundos, suelta y repite con la otra pierna. Haz el ejercicio cinco veces en cada pierna.

2) Foot Drill
Otro ejercicio para hacer en su escritorio es el Foot Drill. ¿Recuerdas cómo los jugadores de fútbol golpean sus pies en el lugar mientras practican? ¡Puedes hacer lo mismo en tu escritorio! Mientras estás sentada, intenta golpear tus pies durante 30 segundos a la vez, ¡o más si puedes!

3) Aumentos de hombro
Estas son una excelente manera de aliviar la tensión en el cuello. Levanta los hombros hacia la oreja, sosten durante 10 segundos y relájate. Para un estiramiento aún más grande, haz solo un hombro a la vez, luego alterna cinco veces cada uno.

4) Giro hacia atrás
Alivia la tensión en tu espalda haciendo este gran giro de espalda. Para comenzar, siéntate en tu silla y coloca su brazo derecho detrás de su cadera derecha. Gire hacia el lado derecho y mantenga presionado durante 10 segundos, luego repita en el otro lado. Intenta hacer tres en cada lado.

5) Chair Dip
Mientras estás sentado, coloca las manos en el reposabrazos de su silla y mueve la parte inferior hacia el frente de su asiento. Lentamente endereza tus brazos y levanta tu cuerpo de la silla, luego sostenlo por 10 segundos. Regresa a la posición inicial y repita cuatro veces más.

6) Tome descansos frecuentes para caminar
Bien, este no es un ejercicio para hacer en tu escritorio, ¡pero es genial! Es posible que tu jefe no esté encantado de escucharnos decir eso, pero los descansos frecuentes para caminar y la oportunidad de respirar aire fresco deben ser parte integral del día de todos. La próxima vez que estés frente a tu computadora y tengas sueño, levántate y camina hacia la sala de descanso, o incluso mejor, sal y da un rápido paseo por el edificio. Cuando regreses, habrás hecho algo de ejercicio y, aún mejor, estarás renovado y listo para trabajar.

En esta categoría

Ver Más
Entrevista con Dr. José Salgado
Ver Más